domingo 17 de diciembre de 2017

Cultura

Cuídate, Reina!

Cultura | 10 de octubre de 2008 1

Este es el artículo que escribí para la Revista el ZOCO en su especial de la Sementera 2008 y que queríamos reproducir aquí en nuestra web.


No me pude negar a escribir aquí sobre “CUÍDATE, REINA”, seguramente un grupo casi desconocido para la mayoría de vosotros o al menos conocido de oídas, pero que sin duda fue uno de los primero grupos de pop-rock locales. El detonante fue un artículo que Juan Antonio de El ZOCO me enseñó sobre ellos, una entrevista para el especial de Las fiestas de La Sementera de 1990 de LA VOZ del TAJO, ése y su cercanía generacional eran su punto de partida para rendirles un merecido homenaje, pero lo que él no sabía es que conservo una auténtica joya que me pasó Eugenio el “Loqui” hace unos años, cuando la primera intentona para esa frustrada exposición. Esa joya es un VHS de media hora en el que se suceden canciones en directo, apariciones en el programa regional de TVE, fotografías, etc. Además, siempre es una muy buena ocasión para quedar con Migueli y recordar aquella época y por supuesto hablar de música, de grupos, de letras, de portadas, de conciertos, etc.

También, elaborando este artículo, para mi sorpresa y satisfacción, topé con información en Internet en varias páginas webs construidas por Domingo y Luis en las que hablan de toda esta primera época del grupo y a las que pertenecen la mayoría de las fotografías. Todo un placer retomar un tímido contacto, aunque sea cibernético, con el antiguo cartero de nuestro pueblo. ¡Gracias!

cuidate_reina.jpg

¡¡¡Pero hablemos de CUÍDATE, REINA!!!

El grupo se formó a mediados-finales de los ochenta. Ellos mismos fijan una fecha en la que la estructura básica se organiza en los primeros meses de 1989. Esa primera formación sería la compuesta por: Migueli López (voz y guitarra), Domingo Camuñas (voz y guitarra), Mario Fernández (batería) y los hermanos “Loquis”: Eugenio Díaz (bajo) y Juan Antonio Díaz (saxo). Todo comienza cuando Domingo llega a Torrijos y la madre de Migueli le alquila su primer piso. Entre Migueli y Domingo surge una gran complicidad desde ese encuentro. Migueli recuerda cuando Domingo desenfunda su guitarra, una Fender Stratocaster Anniversary del 79, y hablan de discos y música. Ahí Migueli se desata, quiere aprender a tocar, expresarse, hacer canciones y Domingo le enseñará los primeros acordes. El entusiasmo de Migueli contagia a Domingo para formar un grupo. Además, Domingo ya traía hechas algunas de las canciones. Animan a Eugenio, vecino de Migueli para que toque el bajo y enseguida también se apunta su hermano, el único que sabe música de verdad, pues toca el saxo en la banda. Su actitud, intuición y empuje siempre fascinará a Migueli. A Mario, lo encuentran en Fuensalida, como recuerda Migueli entre risas, pasaban mucho por el Cómic y aunque no había tocado la batería en su vida, era el mejor candidato: ya tenían la formación. Sólo faltaban los instrumentos. Así que, viaje a Talavera y se traen de Scala (ahí hemos comprado muchos nuestros primeros instrumentos), todo los que le falta: el bajo, los amplificadores, etc. Como local de ensayo utilizan la casa del abuelo de los “loquis” en Las Colonias y empiezan a dar forma a las primeras canciones. Posteriormente (como un año más tarde), se les uniría Luis Rico (armónica, coros), cuñado de Domingo, que daría un gran impulso al grupo, buscando actuaciones y moviéndose muchísimo.

La elección del nombre tuvo que ver con un mal de amores de Domingo, como siempre contaba. Una noche se quedó sin pareja y así sonó su despedida, pues !cuídate, reina!. Él se quedó a dos velas, pero el grupo tenía un nombre. Como ocurre en casi todas las bandas, algunos eran bastante reacios, pero otros veían en él algo llamativo y un poco absurdo, pero descolocaba a la gente y conseguía ese efecto chocante y deseado. De primeras, nadie podía imaginar cómo sonaría un grupo llamado así.

cuidate-reina0.jpg

Aunque todas las decisiones musicales eran consensuadas, desde el principio se intuyen dos vías musicales que coinciden con las distintas influencias de los dos compositores principales: una más “blusera” y de rock más clásico de la mano de Domingo, en la línea de JOHN LEE HOOKER y otra más intensa, cruda y acelerada en las canciones de Migueli, en la senda de los grupos del afterpunk y power-rock británicos de los que él y los hermanos “Loquis” son ultra fans (aunque éstos tienen gustos más punk): ECHO & THE BUNNYMEN, JOY DIVISION, BAUHAUS, PIL, etc. De hecho, la estética del grupo y las sesiones de fotos (como una magnífica realizada en el castillo de San Martín de Montalbán) nos recuerdan muchísimo a esos grupos. Los hermanos Loquis han debido ser los dos primeros punkis con los que me he cruzado por la calle, con esas chupas de cuero, sus camisetas negras, sus botines, etc… claro que yo con 14 ó 15 años no tenía ni idea de qué era eso del punk y luego un par de años después, hasta yo llevaría camisetas de los Sex Pistols y hasta aporrearía una guitarra.

fotoformacioncristina.jpg

Pese a lo heterogéneo de las canciones ellos se definen como un grupo en el que intentan hacer “rock sin contemplaciones”, pretendiendo buscar su propia identidad. Y yo creo que en cierta manera lo consiguieron, al menos escuchándolo ahora tienen unos rasgos comunes bastante claros y muy reconocibles. Las canciones de Migueli son más densas, hipnóticas y hasta claustrofóbicas (como “Emociones”, mi favorita entre todas), quizás por esos ritmos tan marcados e hipnóticos, la voz tan tratada y una forma de cantar tan visceral con esos textos enigmáticos, casi entrecortados y parcos en palabras pero muy atrayentes: “Qué pasa aquí”, “Te siento eléctrica”, “Si tú no estás”, etc. Las de Domingo son más luminosas y ágiles, más directas incluso, con estructuras y estribillos más pegadizos como “Lola” o “Tantas cosas”. Al añadirles las líneas de saxo y las armónicas creo que conseguían tener un repertorio coherente, muy vivo y lleno de fuerza. En las letras se esfuerzan por ser comprometidas, tratan de la incomunicación social como “Que extraño parece todo”, o de las drogas “Marionetas en la oscuridad” en la que hacen referencia a Boudelaire y sus “flores del mal”. Sinceramente merece la pena escucharlas, en Internet están algunas de estas canciones pertenecientes a grabaciones de conciertos

( http://www.ricofotoblues.com/CUIDATE%20REINA%20Web/Formacion%20original.htm)

fotoensayo.jpg

Los conciertos llegan en pubs de pueblos de la comarca. Su debut fue en el pub Cairo de Novés en agosto de 1989, después seguiría varios en Santa Olalla, Fuensalida y el propio Torrijos con una actuación memorable en las fiestas del barrio El caño nuevo (mayo de 1990), cuando irrumpieron en el escenario en el descanso de los bailes regionales. Seguro que algunos de los lectores recordarán pues las imágenes demuestran una enorme asistencia de público, como ahora apunta Migueli: “familiares de los que bailaban, porque lo nuestro no estaba anunciado”.

Graban una maqueta en Fuensalida, en una casa vieja, cada uno tocando en una habitación pero en la que tienen que incorporar las baterías con caja de ritmos, lo cual no hace justicia del todo a las canciones. Para mi pierden un poco de empuje, y por eso prefiero las grabaciones más inmediatas de los directos. No somos capaces de acordarnos qué canciones la incluyeron, pero seguro que estaban “Te siento eléctrica”, “Marionetas en la oscuridad”, “Emociones” y “Seguiré”. Con esta cinta quieren empezar a hacer conciertos fuera de la provincia, mover sus canciones entre los medios especializados y las casa discográficas. Esa es la ambición, grabar un disco y darse a conocer a nivel nacional.

cuidatereina2.jpg

Poco a poco se hacen un nombre entre los grupos toledanos. Migueli recuerda la cantidad de gente que se pasaba por el local, no sólo amigos y seguidores, si no conocidos de otros pueblos que también tienen ganas de tocar. En cierta manera, pero muy modestamente, admite que sí pudieron ser “catalizadores” de algunos jóvenes como ellos con ilusiones por tocar y formar grupos, pero es que tampoco había muchos, ni salas de conciertos, ni locales de ensayo. Ellos al menos tenían batería y amplis que podían utilizar pero tenían bastantes problemas con los vecinos. Eugenio, que es y sigue siendo un manitas, trató de insonorizar el local colocando paneles y corchos, pero aún así, tenían a todas Las Colonias enojadas e intentaron que el alcalde les echase una mano cediéndoles un local pero no eran buenos tiempos para la lírica.

En paralelo a la actividad del grupo, Elena y Luis van elaborando un precioso trabajo artesanal de diseño y elaboración de dossieres, logos, carteles, montajes fotográficos e incluso de video. Es sorprendente y curioso verlo en estos días de dominio del Photoshop.

A principios de 1991 participan en el concurso de rock de Castilla la Mancha, en el que la semifinal en la discoteca María Cristina de Toledo comparten cartel con FLYNG VOLANTES y LINEA 33 de Val de Santo Domingo (otro de los pioneros de la comarca y a los que mucho les debemos algunos de los músicos torrijeños, de hecho, fue Jose Antonio Carrasco el primero que me facilitó las grabaciones de CUIDATE REINA).

cuidatereina1.jpg

Esos últimos años de la década de los ochenta y primeros noventa es un momento complicado para los grupos de música. Tras los últimos coletazos de las bandas que triunfaron en la “Movida”, muchos de aquellos sellos discográficos han desaparecido, no existe una infraestructura de salas a nivel nacional y exceptuando a los grupos que triunfan con los éxitos del verano, es muy complicado hacerse un hueco. Aún así, conseguirán uno de los mayores hitos del grupo, la actuación en el programa “3 a lo grande” de Radio 3, en el que tocan cuatro de sus canciones en directo y son escuchados a nivel nacional. Es sin duda el documento sonoro de más calidad de CUÍDATE, REINA en la que el grupo está más engrasado y suena más contundente y genial. Unos meses después realizan la actuación en Torrijos más bulliciosa y con más público en el Pub Maracaibo.

El grupo cogía confianza y mantenía la fe pese a que Migueli se fuera a vivir a Madrid y los ensayos se iban espaciando más, pero la trágica muerte de Juan Antonio Díaz a mediados de 1992 deja al grupo muy tocado y prácticamente se desintegra.

Domingo y Luis, siempre inquietos, recuperarán el nombre posteriormente pero sin Migueli y Eugenio. De hecho lo han mantenido intermitentemente hasta fechas cercanas en Villafranca de los Caballeros donde residen y alternan también con otros proyectos musicales (como “El tío cazuela” o “Luis Rico y los caimanes”), pictóricos, de fotografía, etc.

Eugenio también seguiría más tarde en multitud de proyectos y grupos de la comarca. Migueli probaría suerte como EL VIAJE DE JOY y todavía hoy continúa con conciertos en formato solista dándole vueltas a sus canciones y con las contagiosas ganas de volver a tocar.

Para mí, hablar de CUÍDATE REINA, y de ellos supone un enorme orgullo. En cierta manera son como unos pequeños héroes de carne y hueso a los que cuando era un chaval escuché miles y miles de veces, y que cuando les conocí en persona, después de pasar muchos años, seguían transmitiendo y sintiendo una pasión inmensa por la música, como la que habían despertado en mi en mi primera adolescencia. Por muchos años más: !Dios salve a la reina!

Etiquetas: , , ,

1 Comentario en “Cuídate, Reina!

  1. Sencillamente genial

    lo que tenía que hacer Migueli es grabar sus canciones en solitario, sino, dentro de 15 años me veo haciendo un artículo sobre su época en solitario sin documentos sonoros!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>